viernes, 15 de agosto de 2008

Si bebes, no montes en bici


Conducir bebido es peligroso también para los ciclistas, pues cambia la percepción de las cosas y disminuye la capacidad de reacción.

Pero según aseguran en este artículo unos expertos en nutrición, beber cerveza es bueno después de hacer ejercicio en bicicleta. Pero OJO dicen DESPUÉS de montar en bicicleta, no antes ni durante. Y hablan de "consumo moderado", que os conozco a alguno/a, jejeje. Además la sin alcohol haría el mismo efecto.

Según estos expertos, la cerveza favorecería una rápida rehidratación (igual que el agua, no mejor que esta), evitaría dolores musculares y por su contenido en carbohidratos (sobre todo maltodextrina), minerales y vitaminas, tendría algunos efectos positivos.

Hablamos, claro está, después de un ejercicio importante, como el que se pueda dar en el ciclodeportismo o en algunas etapas cicloturistas, o en algunos casos de excesivo calor en zona urbana también, claro, pues habría que hidratarse convenientemente.

Nada se dice de los posibles efectos negativos del alcohol (aunque sea poco el que contiene la cerveza). A mí el alcohol no me sienta bien, aunque sea el de una sola cerveza. Supongo que en esto, como en casi todo, cada uno somos cada cual.

La maltodextrina (contenida en la cerveza, entre otros) es un azúcar que el cuerpo humano asimila con bastante rapidez, ayudando por ello a esa recuperación milagrosa cuando se está cansado.

En realidad es una combinación de carbohidratos que el organismo degrada en moléculas de glucosa. El cuerpo las absorbe rápidamente y te las va administrando progresivamente, a medida que lo vas necesitando, siendo por ello útil para proveer energía durante etapas largas.

De todos modos, digo yo que la maltodextrina se encuentra también en la patata, el maiz o el trigo, no sólo en la cebada de la cerveza. También en la malta, así que las bebidas de malta (que además no tienen alcohol) tan populares en algunos países de latinoamérica, pueden ser igual de útiles. De hecho a mí me sentaban fenomenal cuando las tomé en Cuba o en Colombia tras el ejercicio ciclista.

4 comentarios:

Guille dijo...

Buena noticia para nuestras conciencias.

El enlace al artículo periodístico no furula...

Juan Merallo dijo...

Gracias Guille por el aviso de que no funcionaba el enlace. Ahora parece que sí funciona.
En cuanto a lo de tu conciencia... ¡Ay pecador, ya veo que le das bien a la cerveza!
Este artículo estaría bien que lo leyeran algunos ciclistas de algunas peñas que se meten en el descanso de las rutas unas pedazos de birras que no veas, y luego van tan alegres hasta 6 en paralelo, contando chistes. Un poco de seriedad, hombre, que luego nos echan la bronca a los demás ;-)

Don Biciclote dijo...

Gracias por la referencia bibliográfica, que usaré cuando argumento que lo de las cervezas rituales, tras pedaladas o calcetinadas, es algo más que un acto social... Cuando digo que es bueno contra las agujetas, siempre me responden que "vaya excusa más tonta"

Anónimo dijo...

Llevás buena razón Juán. A mi tampoco me sienta bien el alcohol, ni siquiera el de una cerveza Sin, Zero, o Light. Aunque en este caso alabo sus virtudes, y a quien le guste a su gaznate, de bebida más milenaria. Pero como hay otras posibilidades, siempre tendremos la opción de un buen bocata, o unas arepitas. Para antés, o después del ejercicio, o agradable paseo. Pués como dices son de asimilación más lenta.
Por cierto esa observación sobre ciclistas vestidos de maillot, y haciendo el gamberrete a toda hosztia por las carreteras, las he oido a los compañeros del trabajo, cuando conducen sus contaminantes. Siempre los defiendo, a los ciclistas; pero algo debe haber. Hombre, un moemnto de euforia lo anhela cualquiera, pero ...
Guss