martes, 28 de junio de 2011

Propósito de enmienda ante peatones y ciclistas

Se acaba de publicar en amigosdelciclismo.com un artículo que he escrito sobre mi experiencia en la ciudad de Rosario (Argentina) en el mes de mayo de 2011.

Recomiendo leer dicho artículo si se quiere conocer algo (al menos mi punto de vista) de la realidad rosarina sobre la bicicleta y la movilidad.

Estuve allí en un Congreso sobre Transporte Sustentable, cambio climático y calidad del aire que se desarrollo en dicha ciudad organizado por el Clear Air Institute. Podéis ver todas las conferencias del Congreso Mi conferencia versó sobre las bicicletas públicas en España.

Al finalizar las intervenciones de mi mesa redonda los ponentes fuimos entrevistados por unas redactoras del periódico La Capital, el periódico más leído en la región. Pese a que mi presentación versaba sobre las bicicletas públicas, sin embargo lo que más interesaba a las redactoras fue hablar sobre la bicicleta en general, sobre los prejuicios en su contra, los problemas que se encuentran los ciclistas y, en particular, sobre el uso de la bici en Rosario, pues llamaba la atención poderosamente que yo hubiera usado la bici, como hago habitualmente, para moverme por Rosario.

Todo ello quedó reflejado en dos artículos que salieron al día siguiente en dicho periódico. Uno general sobre la bicicleta y las opiniones de los ponentes y otro más particular en el que se vertían declaraciones mías acerca de mi opinión sobre la bicicleta en Rosario.

El día que salío publicado el artículo fui a devolver la bicicleta que había alquilado, porque volvía ese día a España. Estando parado en un semáforo, un taxista que se puso a mi lado abrió la ventanilla y afirmó eufórico: "¡Vos sos el de La Capital!" Haciendo referencia a la foto de mi persona que en este medio impreso aparecía en la página 3. Le dije que sí con la cabeza, sonriendo. Imagino que no era muy normal ver a alguien vestido como yo sobre una bici por ese barrio del sur de la ciudad, un barrio humilde, y por eso me reconoció como el europeo de la foto. A continuación el taxista me dijo que estaba de acuerdo con mis declaraciones, a lo que le contesté que entonces ya sabía lo que tenía que hacer, parar en los pasos de peatones cuando hay un peatón intentando cruzar (cosa que raramente se hace). Ante este comentario el taxista me señaló con el dedo como admitiendo que le había pillado y sonrió y cabeceó afirmativamente en lo que parecían propósitos de futura buena conducta.

Con que sólo este taxista se pensara seriamente intentar conducir de una manera prudente y respetuosa ante los modos de transporte no motorizados, ya habría merecido la pena este viaje.

En cualquier caso me resulta tan peculiar como todo el mundo suele estar de acuerdo en cuáles son las pautas de comportamiento en el tráfico, pero luego no son muchos los que las cumplen a rajatabla.

6 comentarios:

Gerardo dijo...

Qué buen artículo Juan, hacía tiempo que no visitaba tu blog y me ha encantado dar un paseito de nuevo.
Es lo bueneo que tienen las vacaiones que permiten visitar alos amigos.
Hoy he estado recordando aquel artículo que escribiste en Sin Prisas sobre la Bici en la Publicidad, creo que la palabra era: Ensoñación.

Un abrazo desde Córdoba (No Argentina)

Juan Merallo dijo...

Hola Gerardo. Gracias por visitar a los amigos durante las vacaciones, jejeje.
Aquel artículo sobre la publicidad en el Sin Prisas habrá que reproducirlo por aquí algún día, para que no se pierda.

Jaione dijo...

Totalmente de acuerdo, espero que poco a poco todos nos vayamos concienciando. Enhorabuena por el blog.

soldadoras mig dijo...

Excelente artículo/ Desde Cba mis felicitaciones

lolet dijo...

Que buena página!. Me gusta encontrar blogs en donde aprenda cosas como esta.

Ale dijo...

Juan, muy interesante tu manera de escribir. Y me gusta el tono irónico que le das. Y más sabiendo que hablás de la ciudad en la que vivo jejeje!

Lástima que no te pude contactar en tu paso por la ciudad pues estuve con exámenes en la universidad que me retuvieron en casa.

Voy a seguir leyendo tus concejos extravagantes y originales sobre ciclismo urbano y cicloturismo.

Saludos desde Rosario